1 de marzo de 2012

o1/o3/2o12

La mayor obsesión en su vida fue construir una máquina del tiempo. Nunca lo consiguió. Así que construyó una máquina que fabricase una máquina del tiempo. Cuando terminó, apretó el botón y hubo una explosión. Tras disiparse el humo, quedaba un libro. Era un libro infinito que empezaba por La mayor y terminaba en nadie. Y tenía escritas todas las vidas posibles. Comenzó a leer algunas, en una era bombero, en otra mataba a un hombre. Viajaba con aquel libro por el tiempo con facilidad. Se enganchó a leer, a vivir todas sus vidas. Pero no se percató que cuanto más tiempo pasaba en su sotano leyendo, solo, menos páginas tenía el libro. Pocas oportunidades le van quedando al viejo.

Al final, no fue nadie.








2 comentarios:

  1. Vivió , leyó su vida, sus vidas y sólo quedaron plasmadas en un libro. Muchas gracias por visitarme y mucho éxito con tu nuevo blog!

    ResponderEliminar